Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Vendiendo humo

22 de junio de 2018

Da la impresión de que hasta hace cuatro días el juego ni era responsable ni transmitía síntomas de calidad. De un tiempo a ésta parte se nos viene machacando con la responsabilidad social del juego que ahora enlaza con la creación de certificados de calidad para establecimientos y productos. Y todo quisque quiere subirse a éstos carros para acceder a una supuesta vitola de distinción que marque tendencia. Los parámetros para otorgar dichos certificados están por definir y ya son diversas las entidades que abanderan sus concesiones apuntándose a la corriente de moda. Pero sin concretar casi nada de una medida más oportunista que necesaria o eficaz.

Asistimos a una especie de pugilato para ver quién implanta antes los sellos de calidad. Y Fernando Prats, entre el escepticismo y la sensatez, ha terciado en el tema manifestando que la calidad del juego está en las homologaciones. Y olé.

¿Saben que les digo?. Que en ésta penúltima hora del juego con tanta responsabilidad y calidad de por medio se está vendiendo mucho humo, disparando fogonazos que son puro artificio, comerciando con mercancía dudosa y utilizando un marketing tejido por la fantasía. Con factura que pasan los espabilados de turno y abonan los incautos.   

Vid Commercial