Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Tapar la boca a los bocazas

16 de octubre de 2018

UGT, sindicato que en lo tocante al bingo ha demostrado que tiene los pies en el suelo y sabe lo que puede pedir y debe hacer, ha explicado con nitidez lo que representó en su momento la decisión de Fernando Prats de racionalizar la fiscalidad del Bingo Dinámico: parar la sangría del cierre de salas de Madrid, propiciar aperturas, incrementar los puestos de trabajo y revertir mas premios para los clientes de las salas. Una medida sensata la de Prats que, de no adoptarse, hubiera sumido en la ruina económica a muchas salas y provocando su clausura. El milagro no ha sido tal, pero al menos permite al bingo de la Comunidad ir tirando, aunque lo que tire no sean cohetes. Eso si, se le ha dado al subsector respiración asistida.

El comunicado de UGT, que deja el asunto meridianamente claro, sirve de paso para tapar la boca a los bocazas, a los que no solo tocan de oído sino que, además, interpretan la música a su antojo, de acuerdo con una estrategia descalificadora de la actividad en su conjunto que, en ocasiones, como la que comentamos, resulta fácil desmontar.

La izquierda radical y populista, comunista para dejarnos de circunloquios, que se muestra tan altanera y chulesca como anacrónica en sus postulados con aroma de alcanfor, dispensa al juego una fobia enfermiza, que le hace caer en los falsos argumentos y en la manipulación descarada. En su ataque al bingo de Madrid, UGT les ha tapado la bocaza. Ya saben: calladitos mas guapos.

Vid Commercial