Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Pedro Marchan, un hombre de ASEJU

28 de febrero de 2017

Pedro Marchan, uno de los empresarios representativos del asociacionismo madrileño del bingo, ha dejado su cargo en ASEJU y ha dicho adiós al sector vendiendo la última de sus salas. Desempeñó el cargo de tesorero por espacio de diecisiete años y fue uno de los puntales en los que se apoyó desde su acceso a la presidencia José Luis de Pedro, que se rodeó de un núcleo formado por el desaparecido José Luis Palmero, Joaquín Martín, Ignacio Colodro y Marchan, y con José Luis Merino como atento vigía del acontecer cotidiano.

Cuando se produjo la escisión de ASEJU, que abandonaron Carlos Castillo , Rafael López y Manuel Albedro para crear OMEGA, y asumió Alejandro Colubi el timón de la asociación tuve en principio con sus directivos unas relaciones difíciles. Que pronto entraron en el terreno de la normalidad al imponerse la sensatez y esfumarse malos entendidos. Entre quienes apostaban por la voluntad de entenderse siempre estuvo Pedro Marchan, un tipo discreto, nada figurón y presto a laborar en las tareas asociativas a las que a lo largo de muchos años ha dedicado muchos y notables servicios.

Pedro Marchan, simboliza en su persona y en su función directiva en ASEJU, la figura de ésos empresarios poco amigos de los focos y nada dados a la notoriedad pública pero cuya aportación asociativa resulta del todo punto esencial. Sin estridencias, sin hacer ruido y apartándose por decisión propia de la primera línea, tipos como Pedro Marchan han contribuido a forjar el día a día del asociacionismo del bingo. Y en ése sentido Pedro ha sabido ganarse, con extremado tacto y sencillez, el reconocimiento y la gratitud de ASEJU por lo mucho que le ha dado en trabajo e inquebrantable fidelidad asociativa. 

 
Vid Commercial