Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

País de siesta

13 de diciembre de 2023

No lo digo yo. Intelectuales de fuste y personajes de trayectoria en las que prima el talento y su capacidad de discernir han dado la voz de alarma. En la España política de hoy están sucediéndose una serie de situaciones anómalas que jamás hubiéramos imaginado. Hechos de gravedad extrema que nos están haciendo perder a la carrera calidad democrática y confianza en las instituciones. Lo que parecían especulaciones propias de mentes fantasiosas se han convertido en tristes realidades. Lo que se aseguró que nunca ocurriría esté hoy adquiriendo carta de naturaleza. España está ahora mismo enfrascada en una alucinante carrera política con curvas muy peligrosas que nadie acierta a predecir como finalizará y que tipo de estropicios ocasionará a la sociedad en general.

Mientras se suceden los actos más insólitos que nunca fuimos capaces de imaginar la mitad del país, o si me apuran más de la mitad, duerme la siesta del atardecer. Una siesta tranquila y reparadora que denota que nada grave está aconteciendo. Que no existe preocupación generalizada alguna que perturbe el sueño beatífico de millones de españolitos.

Aquí las inquietudes y el desasosiego social van por otro lado. Las televisiones ya se encargan de prolongar el tiempo de siesta con un adormecimiento sistematizado de sus espectadores sobre los que proyectan las imágenes y opiniones de un país en fase de encantamiento que es poco menos que una fiesta colectiva donde reina la alegría.

Ya nada nos sorprende. Ni los actos más descabellados, ni la mentira como argumento de nunca acabar, ni los muros del odio que levantan los amigos del espíritu de revancha. Pues ya saben: sigamos con la siesta. Ojalá el despertar no sea de película de miedo.

Vid Commercial