Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

No se enteran

1 de julio de 2021

Es absolutamente alucinante oír hablar a los políticos sobre el juego. Es escucharlos y percatarse de que no salen de los tópicos, de los argumentos manidos, del peligro de las adicciones y de la protección a los colectivos vulnerables. La canción se la saben todos y la recitan de memoria. Habría que exigirles al menos, cuando hablan del juego, unos conocimientos básicos de los reglamentos y leyes que regulan la actividad que desconocen y de cuya ignorancia hacen gala.

Por descontado que el juego patológico y la defensa de los menores ante sus peligros es una amenaza que está ahí y hay que combatir con todas las armas legales. De eso es consciente más que nadie el propio sector y lo está no sólo asumiendo sino poniendo medios e iniciativas para su control y erradicación. Otro asunto es que el problema esté siendo sobredimensionado por la clase política que apuesta por la carta de la demagogia.

Fuera de éste temario el político, por regla general, habla del juego sin haberse molestado de informarse mínimamente de sus aspectos regulatorios esenciales, sin analizar datos ni entrar en capítulos de interés, sin profundizar en un asunto que es complicado por sus derivaciones sociales. El político se queda con la frase hecha, con la dialéctica alarmista, con lo frívolo y no pasa de ahí.

Lo malo es que de ése no enterarse están participando activamente los municipios con concejales que no saben ni papa del juego y están alimentando la ceremonia de la confusión. A la que resulta fácil engancharse.

Vid Commercial