Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

La idiotez de cada día

10 de septiembre de 2018

La ventaja informativa que depara el afloramiento de los populismos políticos de corte neocomunista es que no dejan tiempo para el aburrimiento. Como se creen tan listos como ingeniosos, tan descubridores de la pólvora como dueños de la verdad absoluta, cada día que pasa nos sorprenden. Y al propio tiempo nos asombran al comprobar que su sentido de la idiotez crece en idéntica medida que no se ve afectada su autoestima que es muy alta.

El juego, y en particular los salones y casas de apuestas, están un día sí y otro también en la agenda de actuación de éstos chavalotes que no se dan respiro en su afán por demonizar el juego, por convertirlo en hacedor de todos los males, por condenarlo al infierno. No pasaría nada si el asunto se quedara en la mera crítica, que hay que aceptar por higiene democrática.

Pero es que éstos tíos, en su manía por tutelarlo todo – propio del amigo Lenin y sus pachangueros – se sacan de la manga propuestas, medidas y actuaciones que mueven a la risa y rozan la imbecilidad. Son ocurrencias que sonarían a chiste si no estuvieran impulsadas por unos grupos cuya ojeriza al juego es algo patológico. Visto lo que hay conviene resignarse con la idiotez de cada día. No hay más.

Vid Commercial