Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Félix Sánchez o el bingo en vena

13 de septiembre de 2018

Le conocí siendo él muy joven. Vino a Valencia para presentar en Induferias FB, la empresa de bingo que comenzaba sus primeros pasos bajo su aliento y el de Bernardino Hernández. Formaban un dúo que desprendía ilusión y caminaba con cautela. Félix Sánchez , el protagonista de la breve historia que cuento, era entonces un tipo serio, de pocas palabras y que iba al trabajo, a los hechos, y de paso cogía las ideas al vuelo.

A partir de entonces mantuve una relación profesional muy estrecha con Félix Sánchez. Quizás porque anduvimos por caminos paralelos y procuramos ayudarnos mutuamente. Y doy fe de que ése entendimiento dio sus frutos para ambos. Si algo admiré, y me reafirmo en ello, de Félix fue su tenacidad y su entrega al trabajo que no ha conocido ni conoce barreras. Y su llevar el espíritu y el sentido del bingo en las venas. Esa identificación, ésa especie de comunión íntima con el bingo le permitió no sólo hacerse un hueco notable en el subsector sino también exportar el modelo español a múltiples países del mundo. Y luego vinieron las máquinas y el vuelo alto y firme en un mercado marcado por la globalización.

No todo ha sido fácil ni sencillo en la trayectoria vital de Félix Sánchez. Ha sufrido reverses duros y de los que dejan heridas pero ha salido adelante demostrando que es persona rocosa y dueña de una férrea tenacidad a la que resulta difícil tumbar o dejar fuera de juego.

Félix Sánchez ha cumplido cuarenta años en el bingo. Al que ha dado mucho y del que también ha recibido lo suyo en términos de negocio y reconocimiento. Fue haciendo sus clientes uno a uno. Derrochando horas de viajes y trabajo. Y lo hizo con la mochila al hombro, ahorrando palabras y multiplicando el esfuerzo. Y sintiendo la esencia del bingo en las venas.
 

Vid Commercial