Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

El síndrome de la responsabilidad

21 de noviembre de 2018

Las andadas de la izquierda radical contra el juego y las informaciones escandalosas que sobre el tema se publican en los medios generalistas han desatado el síndrome de la responsabilidad. Aquí cada quisque no pronuncia más de tres frases que no salga apelando a la responsabilidad, y si me apuran hiperesponsabilidad, como su oferta estrella, como su preciado bien garantista. Está de más el referirse a las peculiaridades del negocio, a los atractivos que entraña en materia de entretenimiento o a lo que aporta tecnológicamente. No, eso sobra, lo que manda es ser responsable.

Asistiendo desde mi palco de espectador a esta ceremonia de la responsabilidad que todo invade, uno tiene la impresión de que éste es un bien común recién estrenado. Un producto de nueva creación que hay que airear y vender como principal mercancía. Una vitola de reciente cuño a la que hay que adherirse con profesión de fe.

¿Ha sido el juego hasta ahora poco o no suficientemente responsable? ¿Ha descuidado el sector ese sentido de la responsabilidad inherente al desempeño de cualquier trabajo o negocio? ¿Tan débil y pachuchu ha estado en ésta materia que ha necesitado de toneladas de recordatorios en todos los frentes?.

Tengo mis propias respuestas para despejar tamañas incógnitas. Pero me quedo con la sentencia de Pepe Ballesteros, que de juego sabe un poco. “El bingo lleva cuarenta años siendo responsable”. Amén y felicidades por la sentencia amigo.

Vid Commercial