Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

El balcón del vértigo

17 de septiembre de 2019

Quiero asomarme al balcón que da a la avenida y siento una sensación de vértigo nada más vislumbrar el paisaje. En paisaje de un país gobernado, es un decir, por un ejecutivo en funciones que encabeza un tipo pagado de sí mismo, intelectualmente inconsistente y cuyo principal y casi único proyecto es desenterrar a Franco. Un tipo rodeado, a derecha e izquierda, por una pandilla de jovenzuelos que no han pegado un palo al agua, que no saben de verdad lo que es trabajar y ganarse el pan y que tienen tantas ínfulas como escaso sentido de lo que demanda realmente el país para entrar en una fase de normalidad institucional y de gestión efectiva, dejando atrás el espectáculo grotesco, interpretado por actores de tercera fila, al que estamos asistiendo.

El juego, como todos los sectores productivos, aspira a una España en movimiento tutelada por un gobierno serio que actúe y ejecute. Algo difícil de alcanzar con una clase política narcisista, con tan escasa visión de estado como amiga de la bulla y el enfrentamiento áspero y estéril.

Vid Commercial