Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Desaguisado en Madrid

9 de junio de 2021

Es positivo que al margen de los vaivenes políticos los responsables del juego autonómicos perduren en el cargo. Una permanencia prolongada ejerciendo ésa responsabilidad permite un conocimiento profundo del sector y sus singularidades y una interlocución fluida con los representantes asociativos y empresariales de los que suelen surgir el entendimiento y el acuerdo. Si el director general de turno entra por una puerta y sin cumplir en el puesto un período de tiempo razonable sale por otra se produce un cortocircuito que no es bueno para nadie y del que sale manifiestamente perjudicado el sector.

Esto es lo que acaba de ocurrir en la Comunidad de Madrid con el cese de Luis Miguel Torres Hernández como responsable del juego cuya función ha desempeñado durante un año y ocho meses. Cuando fue nombrado criticamos el trasvase del juego de Economía, Empleo y Hacienda a Justicia, Interior y Victimas, un cambio que nos retrotraía a épocas pasadas. Y lamentamos la desaparición de una dirección general específica para el juego que pasaba a ser un mero apéndice de otros tres departamentos. Y el colofón de éste desaguisado llega ahora con el portazo dado por Luis Miguel Torres, al parecer por decisión propia.

Lo que se desprende de éste cese es que la estabilidad alcanzada con Fernando Prats al frente del juego de Madrid, que duro once años, se ha ido al garete. Que soplan vientos de incertidumbre, que estamos delante de una vuelta a empezar y la Comunidad entra en una fase de retardación para los asuntos del juego. Y habrá que rezar para que todo quede, simplemente, en eso. Malos tiempos para la lírica, como diría aquél.

Vid Commercial