Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Bingo por sevillanas

5 de mayo de 2017

Sevilla vive el tramo final de una feria que es gloria bendita, alegría del alma y explosión de gracia de la buena. La feria es un canto primaveral que invita a la vida, que irradia energía y esperanza y que apuesta decididamente por el lado amable de la existencia. Ese lado que nos acerca a los momentos que hay que disfrutar y compartir, con la copla y el baile, la mazanilla, el jamón y el pescaíto frito, junto a los que nos quieren y queremos, aspirando el aroma de las rosas y sintiendo el calor de la amistad.

Para perderse en la feria de Sevilla cuando mayo estalla entre buganvillas y dondiegos y el real es una explosión de luces y palmas hay que contar con un anfitrión experto, que conozca el ritual y la liturgia de una manifestación ferial que hay que sentirla desde las entrañas, que hay que saber entenderla y saborearla y, de paso, tener la capacidad suficiente para trasmitir todos sus misterios.

Ignacio Benítez Andrade, sevillano de la cabeza a los pies, genio y figura de una ciudad que conoce en su intimidad más hermosa y definitiva y también en su vertiente más agradable, es un cicerone ideal para empaparse del embrujo de la feria. Para dejar transcurrir el tiempo mientras el corazón se eleva y brinca de júbilo ante la imagen multicolor de una feria que no se cansa de entonar el himno a la alegría, que invita a renovar la fe en lo grato que resulta el buen comer y mejor beber, la maravilla de la sonrisa de las mujeres y el júbilo desprendido del abrazo al amigo con la copa que une y refuerza los afectos.

Contando con éste embajador de la feria que es Ignacio Benítez no es de extrañar que cada año en su caseta se cante bingo por sevillanas. Y allí coincidan un año tras otro en peregrinaje de alegría quienes son gente de peso dentro del sector: Pepe Ballesteros, José Luis de Pedro, Emilio Rodríguez, Albert Zorrilla, Jesús Serrano y muchos más nombres que desbordan ésta crónica. Gentes que encuentran en Ignacio al animador atento y detallista de una manifestación colectiva única que sirve para ensanchar el alma y para quedarse, por los siglos de los siglos, junto a ésos balcones repletos de geranios que se besan en las callecitas del barrio de Santa Cruz por los que apenas cabe la luna, que es un puñal de plata.

 
Zitrogames
Carfama
Vid Commercial