Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Andalucía

2 de diciembre de 2021

Pocos apostaban por Juan Manuel Moreno cuando se anunció su candidatura a presidir la Junta de Andalucía. Empezando por los de su propio partido, cuyos prebostes manejadores de los resortes del aparato no disimulaban la minusvaloración de su figura. El tiro les salió por la culata a todos. Y Moreno ha sabido sorprender a propios y extraños revelándose como un político con reflejos, sensato y eficaz. El gobierno que encabeza está dando muestras solventes de saber lo que hace y de tener objetivos claros.

Esta forma de interpretar la política se está dejando sentir también en el juego. Al frente de la regulación del mismo figura Manuel Vázquez Martín que, por sus actos lo conocereis, se ha hecho acreedor al reconocimiento del sector.

En las situaciones excepcionales o complicadas es donde se mide la talla de las personas y los dirigentes. Manuel Vázquez supo con motivo de la pandemia dar respuesta, en forma de ayudas, a las demandas del juego. Y se distinguió respecto a la postura adoptada por la mayoría de autonomías. Puso en el desarrollo de su función rigor, y sentido objetivo y solidario, abriendo unas vías que otros no abrieron por ceguera ideológica. Y el sector, por obra y gracias de sus decisiones, pudo darse un respiro y contribuir al mantenimiento de empresas y puestos de trabajo.

Andalucía es hoy un ejemplo nacional de juego gestionado sin prejuicios que tanto abundan. Alejado de sectarismos y con la mirada puesta en que empresas y trabajadores del sector aporten su grano de arena para contribuir al engrandecimiento de la Comunidad. Sentido común se llama eso.  

Vid Commercial