Autor

DESDE LA AVENIDA Juan Ferrer

Adiós a Garzón

21 de noviembre de 2023

Alberto Garzón dejó de ser ministro de Consumo. Y abandonó también la responsabilidad que tenía en su partido comunista. En la despedida hizo balance de su gestión ministerial. Dijo que sus dos grandes logros en el departamento habían sido preservar a la juventud de las adicciones del juego uno y del otro no me acuerdo. Raquítico saldo para una etapa de cuatro años en la que Consumo si tuvo una peculiaridad como gabinete fue la de consumir la paciencia de miles de españoles hartos de las bufonadas de un caballerete pródigo en protagonizar disparates.

Garzón apenas trabajó en Consumo. Una porque sus competencias como ministerio eran escasas y otra por la sencilla razón que a Alberto currar no parece que le seduzca demasiado. Sin embargo en su papel de tipo ocurrente, de personaje dado a las ideas delirantes, a las propuestas risibles su marcha deja un hueco difícil de reemplazar. La del ministro bufón, que con sus salidas de banco, con sus ideas peregrinas revestidas de solemnidad solía provocar la hilaridad general. Y también unos gramos de cólera ciudadana, pues no era cuestión de tomarlo todo a chacota.

En el antiguo consejo de ministros y supongo que en el actual accedieron al rango de ministro/ministra gentes para las que el nombramiento supuso un regalo de la vida. Una propina que nunca esperaron recibir. Y uno de quienes mejor personifica ésa escalada inaudita hacia puestos que jamás pudieron soñar, si nos atenemos a méritos y preparación, es don Alberto Garzón Espinosa. Al que hay que decirle adiós por triplicado. Por dejar constancia de inutilidad manifiesta. Por conquistar el cachondeo general. Por liderar el binomio de ministro-tontorrón. Adiós y hasta nunca.

Vid Commercial