Boyd Gaming mantiene cerrado un casino del sureste del valle de Las Vegas

| 12 de abril de 2024
Vid Commercial

Boyd Gaming extendió el cierre temporal en un casino de Boulder Highway cuatro años después de que la pandemia del COVID-19 obligara a cerrar sus puertas.

La licencia de juego de Eastside Cannery está activa y en cierre temporal hasta el 31 de marzo de 2025, según muestran los registros de la Junta de Control del Juego de Nevada. Anteriormente, su licencia estaba en suspenso hasta el 30 de marzo de este año.

Los representantes de Boyd declinaron hacer comentarios sobre los planes de la empresa con sede en Las Vegas para el sitio. Los carteles de la propiedad dirigen a los clientes al casino Sam’s Town, a media milla al norte por Boulder Highway.

Los directivos de la empresa ya habían manifestado que monitorearían el submercado en busca de repuntes en la demanda antes de considerar la posibilidad de volver a ponerlo en marcha.

El segmento de locales de Las Vegas de la empresa, del que forma parte Eastside Cannery, tuvo un descenso del 2.2 por ciento en el flujo de caja de trabajo en 2023 en comparación con 2022, según los resultados operativos no auditados. Los ejecutivos dijeron a los analistas en la declaración de ingresos de febrero que el segmento local enfrentó comparaciones desafiantes porque varios trimestres en 2022 fueron casi récord o récord para la compañía, impulsado por el estímulo y el gasto de venganza después de la pandemia.

Boyd, que opera 11 propiedades en los segmentos del centro y locales, adquirió Eastside Cannery en diciembre de 2016. Algunos servicios se cerraron varios años después, y luego la pandemia del COVID-19 cerró sus puertas en marzo de 2020.

Eastside Cannery no fue el único local cerrado por la pandemia. El competidor Station Casinos cerró cuatro de sus casinos durante y después de la pandemia: Texas Station, Fiesta Rancho, Fiesta Henderson y Wild Wild West. reviewjournal

IPS banner