Hacienda se queda cada año con 50 millones de euros de premios de lotería no cobrados

| 17 de enero de 2023
Vid Commercial

¿Cuánto dinero se queda Hacienda de los premios de lotería? Es una de las preguntas más repetidas en los buscadores, especialmente en estos días de resaca de los sorteos navideños. Pero a las arcas públicas no solo le tocan cientos de millones de euros de la tributación de los premios que reparte Loterías y Apuestas del Estado, sino que cada año disponen de otro buen monto de los premios fantasma, que son aquellos que, por diferentes circunstancias, no reclama ni cobra nadie (y son muchos más de los que cabría imaginar).

El fisco retiene el 20% de todos los premios de lotería superiores a los 40.000 euros. Y solo por el sorteo extraordinario de Navidad se embolsa en torno a 160 millones de euros, según los cálculos de los técnicos de Hacienda (Gestha). Ahora bien, ¿cuánto se queda de los premios no cobrados? Aunque pueda parecer extraño, las personas que no acuden a reclamar el dinero que les corresponde se cuentan por miles. La casuística es variada: el dueño del boleto desconoce que ha resultado premiado; lo pierde o lo conserva deteriorado; lo comparte con alguien y se produce una disputa sobre la titularidad… O simplemente se le pasa el plazo legal vigente de cobro, que son tres meses a partir del día siguiente al sorteo.

El asunto no es baladí, ya que, según se extrae de las cuentas anuales de la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) de los últimos ejercicios, la cantidad revertida al Estado por esos ingresos de explotación extraordinarios se sitúa en torno a los 50 millones de euros anuales. En concreto, en el ejercicio 2021 -últimos datos disponibles-se dejaron de pagar 51,4 millones de euros de premios que tocaron pero nadie reclamó, frente a los 47,8 millones del atípico 2020. En 2019 fueron 53 millones y el año anterior se llegaron a rozar los 56 millones de euros.

Tal y como explican a EL MUNDO fuentes de la Agencia Tributaria, el grueso del dinero acumulado en premios no reclamados proviene de premios menores y prácticamente un 40% del monto total (unos 20 millones de euros) suele concentrarse en reintegros de la Lotería de Navidad. Si bien es imposible conocer cualquier tipo de desglose de estas cifras brutas porque se trata de una información que no difunden públicamente ni la SELAE ni el Ministerio de Hacienda, al que está adscrita esta sociedad.

Transparencia pide más datos
De hecho, en una resolución reciente, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno insta a Loterías del Estado a que desvele las cantidades de los premios no cobrados y los sorteos concretos en los que se ganaron esos premios en 2021. Transparencia estima así de manera parcial la solicitud de un reclamante que pidió al Ministerio de Hacienda toda la información relativa a los premios no reclamados por los beneficiarios durante ese año, incluido el tipo de premio, dónde fueron adquiridos los boletos y hasta qué fecha podían cobrarse, además de una explicación sobre a qué se destina ese dinero.

La SELAE se niega a revelar toda esa información argumentando que el nivel de desglose solicitado por el demandante pone en riesgo la confidencialidad y su integridad como operador de juego, así como el control de los datos que previene fraudes respecto a los premios sin reclamar. Esgrimiendo motivos de "secreto empresarial", Loterías rechaza hacer ningún tipo de "revelación de información confidencial" o "favorecimiento de conductas fraudulentas consistentes en la llegada de eventuales reclamaciones a SELAE respecto de los premios no reclamados, pues es de especial interés para el defraudador conocer de antemano si un premio ya está reclamado por otras personas o no".

Respecto a la segunda parte de la solicitud de información, Loterías explica en la contestación que recoge la resolución de Transparencia consultada por este medio que "los premios caducados no reclamados se integran en el balance" de la sociedad. Y añade que "SELAE retorna una gran parte importante de los beneficios obtenidos, bien directamente a la sociedad, la cultura y el deporte, en forma de convenios y patrocinios dentro de su programa de responsabilidad social corporativa (…) y de forma indirecta abonando dividendos a su accionista, el Estado, quien a su vez los utiliza para fines públicos que tiene encomendados".

De este modo, se cumple con la normativa que aplica a todos los juegos de Loterías y Apuestas del Estado (Lotería Nacional, La Primitiva y El Joker, Euromillones y El Millón, Bonoloto, El Gordo de la Primitiva, La Quiniela, Quinigol, Lototurf y Quíntuple Plus) y que establece que "el derecho al cobro de premios caduca a los tres meses, contados desde el día siguiente al del sorteo a que correspondan" y "pasado este plazo, el importe de los premios no reclamados quedará a beneficio del Tesoro".

IPS banner