Opinión
Una fábula
José Luis Merino (secretario general de ASEJU)

-    Imaginemos una remota región en la que un subsector de juego languidece con una sustanciosa caída en el volumen de negocio en su juego principal, cerrando más del 55% de sus establecimientos abiertos en los últimos 19 años y perdiendo empleo de forma consecutiva todos esos años.

-    Imaginemos además que unos empresarios idean en exclusiva un juego que proponen a la Administración.

-     Imaginemos también que esos mismos en compañía de otros logran que una Administración decidida y valiente saque a la luz un texto muy mejorado y finalmente como proyecto definitivo comience su tramitación, uno que recoja todo aquello que deseaban estos otros empresarios y trabajadores del ramo.

-    Imaginemos igualmente que todos ellos coinciden con la responsable Administración (más receptiva desde los necesarios cambios operados en su Organigrama) en que su aceptación tendría un considerable impacto positivo en empresas y trabajadores del Sector.

-    Imaginemos más aún con la aparición de un malvado sectorial y que éste hubiera trasladado a quien toma la decisión final que esa aprobación supondría una pérdida de recaudación tributaria.

-    Imaginemos además que estos otros empresarios mantienen todo tipo de reuniones con Presidente y Secretario General de una Organización Empresarial, Reguladores en su distinto escalafón, Centrales Sindicales y Partidos Políticos de la Oposición para lograr el apoyo de todos ellos, así como su presencia en el Consejo de Consumo para facilitar con todo ello al Gobierno su visto bueno y eliminar sus reticencias.

-    Imaginemos que esta parte empresarial prepara documentos y gráficos con los que tratar de demostrar que no existiría en el año siguiente la pérdida proyectada de 14 millones de recaudación tributaria, sino que debido a las Salas que no cerraran, la incorporación paulatina al nuevo juego, las que abrirán aumentándose el número de Salas (por primera vez en mucho tiempo) y por el incremento en ventas del nuevo juego no habría perdidas de recaudación a lo largo de una legislatura.

-    Imaginemos todavía más que incluso se firman por los Agentes Sociales y Empresariales varias cartas y documentos explicando dicho apoyo, la importancia y las consecuencias positivas de su entrada en vigor.

-    Imaginemos también que uno de los firmantes aquejado de un delicado brote de amnesia logra convencer a su superior jerárquico (el 4º en el escalafón de su Organización) para que éste llame al viceregulador de la materia del lejano lugar oponiéndose a que se apruebe dicha norma.

-    Imaginemos que el representante competente del Gobierno en la materia paraliza el curso de la tramitación y no procede a la inminente firma de la disposición normativa ante esta negativa.

-    Imaginemos que el amnésico reitera su total apoyo al documento firmado y aduce sorprendido a elementos ajenos y desconocidos la demora en la aprobación de la norma, y a rumores malintencionados a los que afirman que en una reunión solicitaron a la que debía firmar la esperada Disposición Normativa que no lo hiciera bajo ningún concepto.

-    Imaginemos que un desaparecido en la mayor parte del proceso acusa erróneamente al brillante jefe de los empresarios de la comarca de inacción.

-    Imaginemos más aún que alguien aceptara bloquear la norma hasta que una parte aceptara las desorbitadas propuestas de la otra en aspectos ajenos al nuevo juego.

-    Imaginemos todavía más y que el mencionado Presidente de los Empresarios de la Región lograra el compromiso de la aprobación de la Norma por parte de quien toma la decisión final.

-    Imaginemos incluso que el olvidadizo villano se torna en héroe y convence a sus acólitos de rebajar sus pretensiones y acepten la propuesta final recibida asegurando la paz social y un mejor futuro para todos.

Algunos lectores se preguntarán ¿Pero qué fabula es esa?.

Pongamos que hablo de Madrid.
 

Anteriores


Los bingos y el delito de contrabando en los programas de compliance

Pedro Guirao (Axium Consulting)

Cambios en las cuantías de los pagos en efectivo: otra vuelta de tuerca

Miguel Ángel Blanes (Axium Consulting)

Live! Resort Madrid: Una oportunidad para el "cambio de chip"

Carlos Lalanda (abogado)

El Día de la Marmota de los operadores de juego de Baleares y las declaraciones responsables

Xisco Grimalt (abogado y secretario técnico de ACOMAM)

Trump y los juegos de azar. Una verdadera incógnita

Carlos Lalanda (abogado)

Sobre la nulidad de las autoinscripciones en el Registro de Prohibidos del Juego

Pedro Guirao (Axium Consulting)

Aclaraciones sobre eSports, Dfs y Virtual Sports

Carlos Lalanda (abogado)

Los problemas de la masa internacional de las apuestas hípicas mutuas en el régimen del juego en España

Carlos Lalanda (abogado)

El aplazamiento de los Presupuestos Generales del Estado: posibles repercusiones tributarias en el ámbito del Juego privado

Miguel Ángel Blanes (Axium Consulting)

Historia del Bingo Electrónico de Sala

Ramón Aznar (director general de Vaprel)

Colombia inicia el camino de la regulación del juego online en Latinoamérica

Ángel Jiménez (Abogado)

El curioso caso de la Comisión Balear del Juego

Bartolomé Borrás (abogado)

El juego: "Atrapado en el tiempo"

Germán Gusano (director de la Fundación Codere)

Casinos menguantes BCN World

Carlos Lalanda (abogado)

Fútbol, juego y patrocinios

Ángel Jiménez (Abogado)

Convenio: convenido y conveniente

Julián Pérez (abogado y directivo de BR)

Reflexiones sobre la máquina B

Alejandro Landaluce (director general de CEJUEGO)

Una fábula

José Luis Merino (secretario general de ASEJU)

Monopolio contra Monopolio

Carlos Lalanda (abogado)

Prevención de riesgos en el sector del juego

Jorge González (Secretario Sectorial SMC-UGT en Extremadura)
Diseño web www.caprisa.net
Sector de Juego @2016