DESDE LA AVENIDA
EXPOJOC en plenitud
Juan Ferrer Alpera

Hoy comienza la quinta edición de EXOPOJOC. Un árbol que ha echado raíces y dado buenos frutos. Y no lo digo yo que soy un propagador interesado de una muestra que es obra y gracia de José Ignacio Ferrer, que desde aquél ya distante 2013 ha ido redoblando trabajo e ideas para que el tronco cobrará vida y levantará el vuelo. Y en el caso de EXOPOJOC son los fabricantes, comerciales y distribuidores los que tienen la palabra y los que certifican, con su presencia renovada un año tras otro en Feria Valencia, que el certamen esté tan consolidado como predispuesto a seguir creciendo.

Más que en ganar espacio para la exhibición de productos, que también es objetivo lógico de EXPOJOC como no podía ser de otra manera, la muestra incide de año en año en aflorar propuestas imaginativas para el juego. Lo que persigue con ahínco José Ignacio Ferrer es sacudir inercias y romper clichés que convierten en anodinas unas citas que tienen la obligación de caracterizarse por la chispa de la novedad y, si me apuran, de la transgresión. Porque de lo que se trata, al margen de mostrar la espectacularidad del escenario, es añadir al mismo una brizna de originalidad, aunque sea pequeña. Pero que lleve implícita la apuesta de dar un paso al frente que redunde en beneficio del juego.

De un EXPOJOC en plenitud como el que estrenamos hoy en su quinta edición cabe esperar que siga manteniéndose en adelante el espíritu de superación y la voluntad férrea de proseguir conquistando metas. De la entrega e inquietudes de José Ignacio con la criatura que parió y alimentó se puede deducir y anticipar que hay EXOPOJOC para años. Como árbol frondoso del juego que sueña con crecer y crecer. 

 

Anteriores

Sector de Juego @2016